El intendente de General Alvear, Walther Marcolini, participó de la cena anual de fin de año organizada por los dirigentes de la Casa de General Alvear en Mendoza, en las propias instalaciones que la instalaciónposee en la capital de la provincia. Junto al intendente, estuvieron el presidente de la Casa, Nestor Ospitaleche y Omar Ravotti, otros de sus dirigentes que expresaba la alegría de cumplir un año más como “una institución que está al servicio de la Municipalidad y de los alvearenses” según sus palabras, y que agradeció en todo momento la presencia y el apoyo del intendente.

El propio Marcolini fue el encargado de brindar unas palabras al gran número de alvearenses presentes, con las que destacó el compromiso del municipio con la Casa de Alvear, remarcó la importancia de la UGACOOP como eje de desarrollo local, informó acerca del balance y los logros más importantes del año, habló del Multiespacio Cultural Bodega Faraón mostrándolo como un ícono de la defensa de nuestro patrimonio y de la iniciativa de la actual gestión en cuanto al turismo , e instó a quienes lo escucharon con atención, a retornar a General Alvear y disfrutar de este “nuevo comienzo”.

El momento más emotivo de la noche se desató, cuando el presidente de la institución, Nestor Ospitaleche, puso a Marcolini en comunicación telefónica con el único fundador de la Casa con vida, Don Rubén Lilloy de 92 años; quien muy emocionado, recordó al intendente que hace muchos años le dijo personalmente que llegaría muy lejos como político, y lo invitó a seguir cumpliendo sus sueños de progreso para nuestro departamento.