En el Día Nacional de la Defensa Civil, el Ing. Raúl Bessa brindó, en horas de la mañana, una capacitación sobre la Perspectiva Climatológica para la próxima temporada en nuestra región, que se realizó en las instalaciones del Polideportivo Deportistas Alvearenses.

El Ing. Raul Bessa es un destacado profesional, investigador y divulgador científico de nuestra Provincia en la temática agro-meteorológica. Agradeció la invitación de la Dirección de Defensa Civil de nuestro Departamento en su día, áreas gubernamentales que realizan una tarea muy loable.

La charla sobre las perspectivas climáticas para este verano y comienzo de otoño se centró fundamentalmente en tres ejes: el conocimiento de lo que es el fenómeno climático del niño, cuáles son las perspectivas en base a la situación prevista y en tercer lugar las previsiones y planificación que se debería encarar tanto a nivel agropecuario como de defensa civil, en lo que se refiera a elaborar un plan preventivo ante la posibilidad de que ocurra determinado fenómeno intenso meteorológico, especificó el capacitador.

Al referirse a la temporada de verano y comienzo del otoño se habla de tendencias climáticas a largo plazo, se tienen en cuenta parámetros de temperatura, lluvias, nieve.

Para las épocas de calor se esperan temperaturas un poco más altas a lo normal, el fin del año se comportaría con temperaturas un poco más altas. Respecto a las precipitaciones, se esperan lluvias normales en frecuencia y en cantidad, a fin del verano se prevé una leve disminución de las mismas. En diciembre se incrementan las lluvias normalmente con un total de 50 a 60mm, en enero y febrero de 40 a 50mm. A fin del verano se espera una leve disminución de la precipitación que se recompondría a principios del otoño, con mayor humedad atmosférica, con precipitaciones normales para el otoño, detalló el Ing. Bessa.

“Respecto a los episodios de granizo son fenómenos locales, tormentas de carácter intenso, se puede esperar una disminución de la frecuencia de la cantidad de tormentas y de la frecuencia de granizo dado que dispondríamos de menor humedad atmosférica, desde la superficie hasta los 7 u 8 mil metros de altura, con ello tendríamos un componente menos en la formación de este tipo de eventos”.