El Intendente Walther Marcolini dejó inaugurado el SUM del Bº Los Ranqueles y los vestuarios del Bº San Miguel Arcángel junto al Ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, el Presidente del IPV Damián Salamone, el Coordinador Técnico del Área de Hábitat del IPV ing. Guillermo Montefusque, el Secretario de Obras y Servicios Públicos Víctor Álvarez y el Director de Vivienda Fabián Giménez.

“Este es un antes y un después para el barrio Los Ranqueles, pero el proyecto Promeba es un avance en la calidad de vida” indicó el intendente Walther Marcolini quien destacó las tareas de urbanización que se han realizado en este y otros barrios de la zona que “son avances sustantivos en esta materia y que evidencian el trabajo que el proyecto Promeba hace con el vecino, y que tiene que ver con hacer sentir al vecino como el verdadero protagonista, de que él mismo puede salir adelante, juntándose con los vecinos” dijo.
El SUM es una gran obra, de aproximadamente 180 mts2 y con una inversión de tres millones de pesos. Lo importante de esta obra, es el alcance social que brindarán con los talleres que ya se están dictando desde el Municipio, lo que se quiere lograr es que los vecinos se apropien del salón y generen sus propias actividades. “Cuando llegamos, esta obra estaba prácticamente abandonada, y hoy es una extensión de la casa de todos los vecinos, es importante porque beneficia a 750 familias, y beneficia sobre todo a los chicos” dijo el Ministro de Economía, Infraestructura y Energía Martín Kerchner, quien también aseguró que “antes, este era un barrio, hoy es otro barrio, y dentro de un tiempo, cuando terminemos el nuevo Plan Hábitat que comienza, será otro barrio”.

El objetivo del Plan Nacional Hábitat es transformar los asentamientos en barrios regulares, en este caso se está trabajando en los Barrios Los Ranqueles, Isla Gorostiague, San Miguel Arcángel y Costa del Atuel, todas obras de urbanización. “Lo más importante que se logró con estas obras es que no se inunde más esta zona, hemos tenido muchas lluvias en el último mes y las obras han funcionado muy bien” dijo Fabián Giménez, “la idea del SUM es que los vecinos tengan un espacio que puedan usar para realizar actividades, y que desde el Municipio se dicten talleres, pero no solo eso, sino que los vecinos lo utilicen para distintos tipos de eventos”.
Los ingenieros realizaron un trabajo fundamental, ya que topográficamente es una zona compleja, con poca pendiente, por ello se utilizó la cancha de fútbol del lugar para drenar el agua en caso de fuertes precipitaciones, evitando de esta manera que las viviendas se vean afectadas. Una de las vías de canalización del agua es la cancha, que es un lugar que sirve de retención por un tiempo hasta que se drene el agua, lo positivo es que ha funcionado.

Durante el primer tramo se trabajó con más énfasis en Isla Gorostiague y Los Ranqueles, ahora se buscará completar estos barrios sumando al Costa del Atuel, finalizando las obras de cloacas y enripiado, la gente va a ver un cambio importante, tanto en lo urbanístico como en la calidad de vida. “Le dimos una fuerte impronta a esta obra, ahora finalizamos un contrato, la obra estará finalizada cuando hagamos la segunda etapa. En esta primera parte estuvimos trabajando en urbanización, y equipamiento comunitario. Con la segunda etapa, que contempla 137 millones de pesos, se va trabajar de forma integral, con clocas, red eléctrica, red de agua, dejar todo en condiciones técnicas para que los vecinos puedan escriturar” dijo Montefusque.
Por su parte, Damián Salamone destacó la importancia de “haber terminado una etapa y empezar inmediatamente la segunda etapa, para los jóvenes es importantísima porque en vez de estar en las calles van a estar acá, realizando tareas culturales, deportivas, actividades que van a surgir de la propia población, son cosas que cambian realidades” dijo.

Durante la segunda etapa del proyecto se contempla realizar cloacas, enripiado, defensas aluvionales y otras, de esta forma quedaría todo el sector urbanísticamente en condiciones.
Con estas obras se beneficiará en forma directa a 750 familias, y conlleva una inversión inicial de $137 millones. Lo que se busca es que la gente de estos barrios tenga calidad de vida, con viviendas que no se lluevan, que no se inunden, con todos los servicios, y sin la necesidad de trasladar a la gente, sino ir y abordar la zona mejorando el hábitat. “Este es un sueño anhelado, y esperemos que lo disfrutemos entre todos los vecinos, de a poco se fue consiguiendo y hoy es lo que vemos” dijo Néstor Reyna, Presidente de la Unión Vecinal del barrio Los Ranqueles.
Es importante destacar que el Plan Hábitat no solo contempla obras de infraestructura y mejoramiento barrial, sino que incluye un programa mucho más ambicioso de Desarrollo Humano, que busca hacer partícipes los vecinos, a través de talleres educativos, ambientales, de aprendizajes de oficios y actividades deportivas y culturales.